Ser litigante.

Navegando por la tuitósfera caigo en cuenta que hoy, 3 de febrero de 2022, es el día internacional del abogado, por lo que no se me ocurre mejor manera de rendir homenaje a esta profesión que compartiendo unas ideas acerca de lo que implica ser un abogado litigante.

  • Ser litigante es pensar en cómo probar los hechos que te relata tu cliente.
  • Ser litigante es invertir una buena parte de tu tiempo en pensar estrategias para tus casos.
  • Ser litigante es ser lector, además de escritor.
  • Ser litigante es saber que la inspiración suele fluir mejor cuando estás en el último día del término o plazo para presentar algún escrito.
  • Ser litigante es muchas veces agotador, en otras ocasiones frustrante y, a veces -por suerte- satisfactorio.
  • Ser litigante es sentir que de repente, de la nada, te llega una gran idea para implementar en un juicio que te tocará enfrentar.
  • Ser litigante es ser un eterno estudiante y aprendiz. Saber que puedes extraer lecciones de lo bueno y lo malo que observas de otros colegas, incluidos los propios jueces.
  • Ser litigante es reconocer además que siempre pudiste haberlo hecho un poquito mejor en una audiencia; lo que a su vez te anima, ya que sabes que nunca te quedarás sin campo para mejorar.
  • Ser litigante es saber que prácticamente todo el tiempo estarás con el “modo litigante” encendido.
  • Ser litigante es idear en cómo darás tu alegato final ante el juez, apenas te están contando el caso en la primera consulta.
  • Ser litigante es disfrutar muchísimo de los desafíos que te da esta profesión. Ser litigante es sentir que se despierta tu intelecto cuando preparas un escrito, o cuando estás en la sala de los juzgados.
  • Ser litigante es entrenarte para identificar los momentos en los que debes actuar y en los que debes “dejar pasar” en plena audiencia.
  • Ser litigante es ser estratega.
  • Ser litigante es saber que no se debe escatimar esfuerzos en la preparación de un caso.
  • Ser litigante es procurar siempre tener la norma procesal a la mano.
  • Ser litigante es poder conversar con colegas para contar -y escuchar-, anécdotas y conversar una y otra vez, sobre las mismas historias.

Por eso hoy, con orgullo, puedo decir que soy litigante, que lo heredé de mi padre y que es un honor compartir este título con muy respetables colegas.

¡Salud colegas!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s