10 libros que puedo recomendar para quienes estudian derecho.

Por motivos de mudanza tuve que realizar el traslado de los libros que he ido adquiriendo a lo largo de estos años. Luego de compartir vía twitter algunos de mis textos, un amigo y colega de la tuitósfera, Nelson Fernández (@nelson94f) me sugirió la idea de hacer una especie de Top 10 de libros para recomendar. Al leer el tuit me pregunté: “¿Quién soy yo para hacer recomendaciones de libros?” Sin embargo, poco a poco esto me fue rondando en la cabeza hasta que decidí hacerlo a través de una entrada en mi blog.

Como punto de partida debo indicar que considero que todo listado tipo “los 10 mejores”, “las 10 recomendaciones” son arbitrarios. Al inicio pensé en realizar una lista sobre libros jurídicos dejando solo a los tratadistas clásicos y sus obras tradicionales. Luego pensé que me dejaría de pensar en lo que consideraba (o podría esperarse como) adecuado y correcto y tan solo dejé que fluyan aquellos libros que me han servido de una u otra forma en mi carrera como abogado. Por estas razones, en el listado que pongo a vuestra consideración se encuentran libros jurídicos, libros de no ficción que tienen que ver con procesos judiciales e incluso, aquellos que no tienen contenido sobre la materia pero que tienen temas aprovechables para todo abogado. El listado es producto de varias reflexiones y de varios borradores que realicé hasta llegar a la lista final (que a pesar de todo me cuesta considerarla como final, pero en algún momento debía concretarla).

No pretendo hacer una lista definitiva, ni siquiera insinúo que los libros que recomiendo son mejores que otros, o que si no se han leído alguno de estos libros sufrirán de algún modo indecible. Tan solo quiero compartir aquellos textos que han influido mucho en mi forma de pensar.

¿Cuáles son los criterios empleados para hacer la selección? Pues, estos:

– Haberlos leído más de una vez.

– Cantidad de anotaciones, indicadores, separaciones de citas (Quienes han visto mis libros son testigos de la cantidad de anotaciones, resaltos, flechas, dobleces de páginas y demás señas que realizo en los mismos. Hay muy pocos que salen ilesos).

– Contenido aplicable.

– Facilidad de seguimiento con la lectura.

También juega el grado de no aburrimiento que producen.

Sin mayor preámbulo, comparto con ustedes la lista:

1.- El Alma de la Toga. Ángel Ossorio.

Confieso que este libro lo adquirí cuando aún era estudiante y leí algunos capítulos.  Confieso además que en ese momento no lo entendí. Justo a finales del año pasado, desempolvé el viejo ejemplar que tengo decidí leerlo y debo reconocer la gran diferencia que comprendió para mí disfrutar el texto ahora como abogado.

A pesar de la antigüedad de la obra, la misma aún tiene mucha vigencia. Al leerla  de cabo a rabo me di la tarea de ir calificando cada uno de los capítulos y más allá de que se recomienda leerlos todos, disfruté más de estos: “Quién es Abogado”; “La fuerza interior”; “El secreto profesional”; “La chicana”; “La independencia”; “Conceptos arcaicos”; y, “La toga”.

No hay que pasar por alto el Decálogo que nos brinda Ossorio, del cual destaco estas ideas:

V. No procures nunca en los tribunales ser más que los magistrados, pero no consientas ser menos.

Procura la paz como el mayor de los triunfos”.

Para cerrar este primer puesto cito el primer párrafo de esta obra:

“Urge reivindicar el concepto de Abogado. Tal cual hoy se entiende, los que en verdad lo somos, participamos de honores que no nos corresponden y de vergüenzas que no nos afectan”.

2.- The Innocent Man: Muder and Injustice in a Small Town. John Grisham.

He disfrutado muchos libros de Grisham (La Apelación, The Litigators, estoy repitiendo The Associate) y éste se lleva el premio. Es el primer libro de Grisham que es de “no ficción”, es decir, relata una historia real de dos hombres que fueron acusados injustamente de un terrible crimen –violación y asesinato de una mujer-, por lo cual, si bien pudieron esquivar la pena de muerte, sufrieron  más de una década en prisión.

Grisham nos cuenta la historia de Ron Williamson y Denis Fritz,  a quienes en juicios separados se los juzgó por la muerte de Debbie Carter, ocurrida en el pueblo de Ada (EEUU), en 1982. Lo que más resalto de este libro es (1) se trata de un caso real; (2) se cita y explica el origen de ciertos precedentes jurisprudenciales importantes –como los llamados “Miranda rights”-y que influyen en el debido proceso; (3) las terribles consecuencias de una mala investigación y manejo de evidencias tanto por parte de la policía como de la fiscalía, llegando a dejarse empujar por la opinión pública; (4) lo perjudicial que es no contar con adecuada defensa; (5) lo duro que es defender un tema penal cuando no hay recursos económicos; y, (6) la importancia de la prueba científica para descartar, o confirmar, sospechas sobre algún crimen.

El libro dedica algunas páginas al abogado Barry Schreck, famoso por su “Innocence Project” y sobre todo, por ser integrante del famoso “dream team” que logró la absolución de O.J. Simpson en el llamado “juicio del siglo”.

Siempre recuerdo en mis primeras clases de derecho penal, impartidas por el Dr. Xavier Zavala cuando nos dijo que uno de los principios de esta materia era el de que se prefería que un culpable sea declarado inocente, a que un inocente sea declarado culpable y que cumpla una sanción injusta. Pues este libro nos cuenta la historia de dos inocentes, que no nos dejará indiferentes, sobre todo la historia de Ron Williamson, quien acusaba varios problemas mentales que se vieron acrecentados luego de pasar doce años en prisión por un delito que no cometió. Esto me hizo pensar en la cantidad de personas que se pueden ver en esta situación y nunca logran ver materializada la justicia a su favor.

En fin, un libro para leer y analizar.

3.- El Proceso de Nuremberg. Jorge Zavala Baquerizo.

En esta lista tenía que estar presente el maestro Zavala. Nunca pude tener clases con él, me quedan sus libros, las anécdotas que me cuenta mi papá –que fue su estudiante en pregrado y en especialidad y con quien compartió amistad- y la propia historia del país.

Ahora, de tantos libros del maestro tenía que decidirme por uno y preferí aquel al que siempre vuelvo, el que tengo encima del escritorio de mi estudio porque de cuando en cuando ojeo en alguna partecita, para recordar y además, por lo interesante que siempre es conocer sobre cosas relacionadas con la segunda guerra mundial.

El propio título de la obra nos dice de qué va. El lector no debe esperar un análisis adulador del proceso que se llevó a cabo contra el bando perdedor del conflicto referido, todo lo contrario: el doctor Zavala, muy bien apoyado en la historia y en varias fuentes bibliográficas hace una fortísima crítica a todo el enjuiciamiento. Aquí menciono algunas de estas críticas:

El proceso de Nuremberg significó el atropello de uno de los principios más arraigados en Derecho Penal: no puede haber sanción ni proceso penal sin ley previa. En este aspecto, el Dr. Zavala nos va llevando a ver cómo se creó una normativa ad-hoc para este proceso; cómo incluso a pesar de haberse aprobado un estatuto, los propios acusadores lo modificaron al permitir incluir el cargo de la conspiración –omnipresente en casi todo proceso penal norteamericano- que no constaba en la acusación inicial; y que no se permitió que los defendidos sean juzgados en sus países o por nacionales de estados que estén involucrados de manera directa en el conflicto, para asegurar la imparcialidad.

El no haberse aceptado la obediencia debida para los acusados. La gran mayoría de los juzgados pertenecían al ejército, por lo que muchos se defendieron alegando que solo cumplían órdenes y que dadas las circunstancias que se estaba viviendo en esos momentos, en realidad no tuvieron más elección que acatarlas. El maestro Zavala, con mucho acierto nos hace ver la contradicción en que cayeron los acusadores al sostener por un lado que Hitler era el único responsable de los crímenes de guerra, no el pueblo alemán, para luego tratar de afirmar que los subordinados fueron también autores de estos crímenes.

La desigualdad procesal, desde pequeñas cosas como no dar la oportunidad de hacer el alegato final a la defensa sino a la acusación –como sucede en cualquier juicio penal-, hasta en asuntos de mayor relevancia.

En esta obra se narra además la vida de Hitler y se realiza un recuento de los motivos que lo llevaron al poder. En esta parte, no tiene ningún desperdicio leer cómo Hitler aprovechó las condiciones gravosas que se impusieron a Alemania luego de la primera guerra mundial para obtener réditos políticos.

El Proceso de Nuremberg forma parte de la “Colección Procesos” que llegó a tres tomos, en conjunto con “El Proceso de Atenas” –donde se analiza la figura de Sócrates- y, “El Proceso de Jersusalem”, en el que se analiza desde el punto jurídico el juzgamiento a Jesús. Digo que esta colección “llegó” a los tres tomos, ya que el Dr. Zavala menciona un libro sobre el proceso contra Juana de Arco, lo malo es que no vio la luz.

En fin, recomiendo este libro y en realidad, cualquier otra obra del maestro Zavala, siempre de gran utilidad para la consulta.

4.-  ¡SUPERE EL NO! Cómo negociar con personas obstinadas. William Ury.

Ury es uno de los padres de las teorías modernas de la negociación, quien ha participado en resolver conflictos de gran complejidad en terrenos que van desde lo político (entre gobierno y oposición, gobierno y fuerzas insurgentes), hasta lo empresarial y familiar.

Este es el primer libro en este listado que no trata de temas jurídicos. Sin embargo, sus principios bien pueden ser aplicados en nuestra profesión. La gran cantidad de historias y ejemplos que sirven para explicar las ideas que se proponen el libro y las pequeñas secciones con las que se va avanzando en el texto, hacen que leerlo se vuelva una experiencia agradable y muy aprovechable.

Una de las cosas que más ha resonado en mí de este libro es la metáfora de “subir al balcón”. Ury nos dice que cuando tengamos un problema, o estemos en una situación complicada tenemos que subir al balcón, para lo cual indica: “Imagine que la negociación tiene lugar en un escenario y que usted sube a un balcón que da a ese escenario. El “balcón” es una metáfora que utilizamos para explicar la actitud mental de desprendimiento. Desde el balcón podrá evaluar el conflicto con calma. Podrá pensar constructivamente por las dos personas y buscar una forma de solucionar el problema que sea satisfactoria para ambas”. (sic). Esto es sabiduría pura, aunque es de aceptar que es muy, muy difícil de aplicar.

No hay que perderse tampoco los otros libros de Ury como “Getting to Yes with yourself (& Other worthy opponents) y “El poder de un NO positivo. Cómo decir NO y sin embargo llegar al Sí”. Todos estos siguen el mismo estilo y se desarrollan a través de varios relatos, de ahí que nos encontraremos con personajes como Steven Spielberg y el propio Hugo Chávez.

5.- El Derecho Penal en la Obra de Gabriel García Márquez. Antonio José Cancino Moreno.

A esta obra le tengo reservado un cariño especial, ya que fue el primer libro jurídico que leí de principio a fin cuando estaba en mis primeros semestres de la carrera. En general la doctrina penal siempre me pareció más atrayente e interesante que la civil; cuando descubrí este libro en la biblioteca de la oficina me llamó la atención de inmediato –en aquel tiempo apenas acababa de leer “Cien Años de Soledad” y la tomé enseguida.

Poco a poco, todos los días empecé a leerla a pesar de su gran volumen. La adecuada combinación entre las palabras de García Márquez y el jurista Cancino Moreno (cuyo hijo, Iván Cancino otro prominente abogado colombiano, pude conocer gracias a twitter y lo encuentran en @CancinoAbog), la convirtieron en una de mis favoritas, es que es de aquellas que incluso cuando estoy atareado y con el propio estrés del trabajo a tope, la puedo abrir para demostrarme que es perfectamente posible hacer una obra jurídica que sea entretenida, lo cual fue una de las inspiraciones que me llevó a decidir sacar un ebook con el título “Propiedad Intelectual Pop” https://alfredocuadros.com/2016/09/09/propiedad-intelectual-pop-el-ultimate-ebook-para-aprender-derecho-de-autor-y-copyright/ ) y otro que junta a Steve Jobs, Apple y la nueva legislación de propiedad intelectual / https://alfredocuadros.com/2017/08/06/pensando-diferente-dadme-propiedad-intelectual-y-cambiare-el-mundo/ ).

El Dr. Cancino hace uso no solo de los libros de García Márquez, sino además de sus crónicas como periodista, entrevistas, cuentos y otras cosas. Muy entretenido es leer por ejemplo sobre la historia de los verdugos, o porqué el escritor colombiano pensaba que era una pena que los humanos no contáramos con cola, porqué la antropofagia no debería considerarse delito y –uno de los más curiosos- un relato real sobre un amante que tatuaba en la frente sus iniciales en sus guapas víctimas.

Lean el libro y sobre todo, se sorprenderán (como yo) ante la conclusión de que en la obra de García Márquez nunca se consumó un delito de incesto.

6.- A Civil Action. Jonathan Harr.

Desde que tengo algo de “conciencia jurídica” (es decir, desde que ya podía entender a mis profesores de la universidad y a mi papá cuando hablaban de demandas, citaciones, pretensiones y demás), me llamó mucho la atención cómo se desenvolvía el sistema de justicia norteamericano, sobre todo en aquellos casos en los que se discutían los famosos daños punitivos.

Este libro detalla mucho de esto y, lo que es mejor, basándose en un caso real. Nos pone en primera fila para ver cómo se desarrolla un caso muy interesante que se suscitó en Woburn por la contaminación del agua potable con un químico cuyo nombre es casi imposible de escribir y leer por parte de dos grandes compañías Beatrice Foods y W.R. Grace, lo cual afectó la salud de muchos habitantes del poblado, causando un brote de leucemia en varias familias, llegando incluso a desenlaces fatales.

El cuidadoso y trabajado detalle del autor para retratar las peripecias del juicio  y, sobre todo, a los abogados que llevan el caso nos hace dar la impresión al final del libro que los conocemos desde siempre. Jan Schlichtmann es el principal abogado de los demandantes, mientras que por los demandados encontramos a Willliam Cheeseman por W. R. Grace y Jerome  Facher por Beatrice Foods. Es muy interesante ver las diferentes estrategias que emplean cada uno, en donde encontramos un gran contraste entre la forma de litigar impulsiva y apasionada de Schlichtman contra la sabiduría y mañosería –en el buen sentido de la palabra- del experimentado Facher.

Del libro podemos extraer importantes lecciones: el manejo de las objeciones; la preparación obsesiva del caso; la importancia de revisar hasta el mínimo detalle (Facher acribilló con preguntas a un testigo experto por detectar un error sobre la fecha en que recibió su título de posgrado); elementos que juegan para entablar negociaciones sobre procesos que tengan que ver con compensaciones; cómo llevar un correcto interrogatorio, entre otros. También nos pone de manifiesto que este tipo de juicios tardan muchos años en desarrollarse, no muy lejos de nuestra realidad ecuatoriana.

Es muy probable que conozcan que sobre este libro se realizó una excelente película con el mismo título, protagonizada por John Travolta como Jan Schlichtmann y Robert Duvall como Jerome Facher, quien fuera nominado al Óscar por este papel.

Si tienen más curiosidad sobre este caso, los invito a visitar este video en el que el propio abogado Schlichtman comparte las lecciones que aprendió en este caso (es muy cómico con las burlas que se hace a sí mismo).  https://www.youtube.com/watch?v=PVg37Xfnkd0

7.- Derechos Humanos: Origen y Desarrollo. Miguel Carbonell.

De tantos otros libros sobre la materia escritos por el propio maestro Carbonell y otros autores de gran talla, me inclino por recomendar el título que antecede. En este libro se hace un repaso, bastante claro y con varias fuentes sobre el desarrollo de la noción de los derechos humanos, pasando por la revolución norteamericana, la francesa y los principales instrumentos que fueron definiendo el alance de los mismos.

Es muy enriquecedor ver el debate entre los autores Jellinek y Boutmy sobre el alcance e influencia de los principios de la revolución norteamericana en la francesa. Es muy útil leer además el análisis del caso Marbury contra Madison, expedida en 1803 que tuvo como principal protagonista al juez John Adams y que fue la piedra inicial para la aplicación de la “judicial review”.

El libro se detiene además a explicarnos las enmiendas de la Constitución de los Estados Unidos de América, lo cual se agradece mucho, ya que a través de la legislación comparada podemos obtener interesantes referencias e información de aplicación concreta para nuestra realidad.

Uno de los motivos por los cuales escogí este libro es porque ha sido causa directa para dos entradas de este blog, que tienen que ver sobre la Segunda Enmienda de la Constitución norteamericana –sobre el derecho a portar armas- (https://alfredocuadros.com/2015/09/01/la-vergonzante-segunda-enmienda-y-el-derecho-a-portar-armas/ ) y, sobre la considerada peor decisión de la Corte Suprema de este país (https://alfredocuadros.com/2015/01/08/la-peor-decision-de-la-corte-suprema-de-justicia-de-estados-unidos-de-america/ ).

Si quieren entonces tener una visión del desarrollo de los derechos humanos, de una manera clara y sobre todo provechosa, este es un libro imperdible.

8.- The Public Domain. How to Find & Use Copyright-Free Writings, Music, Art & More. Setephen Fishman.

Puede verse extraño que entre tantos libros sobre derecho de autor y propiedad intelectual en español se incluya uno en inglés; en efecto, fue muy difícil decidirme por esta obra en lugar de otras muy recomendables como las de Delya Lipszyc, Ricardo Antequera, Fernando Bondía, entre otros.

Por ello, trataré de explicarme: este libro en realidad es un como un manual práctico, bastante extenso, que trata sobre las diferentes maneras en las que se pueden usar obras y de cómo sacar provecho lícito del dominio público en el campo de la música, literatura, científico, etcétera. Aunque trata más del sistema del copyright, encontramos ciertos pasajes destinados al derecho de autor, incluso al derecho de marcas, patentes y secretos comerciales.

Uno de los aspectos que más me gustan de este libro es la gran cantidad de casos prácticos que plantea, a través de los cuales se explican muchos de los temas que se desarrollan en el mismo.

Otra circunstancia que para mí es determinante es que con este libro se combate esa noción de que la propiedad intelectual pone trabas a la creatividad en lugar de promoverla. Como podrá comprobar todo el que tenga la oportunidad de leerlo, el dominio público nos ofrece una gran variedad de usos lícitos de varios tipos de obras.

Leer y estudiar esta obra me ayudó mucho en decidirme a escribir mi primer libro “¿Cómo usar una obra sin permiso? Aproximación a los principales límites y excepciones del Derecho de Autor” (https://alfredocuadros.com/2014/11/12/como-usar-una-obra-sin-permiso/ ), situación que también coadyuvó a incluirlo en este listado.

9.-To Kill a Mockinbird. Harper Lee.

Ya he comentado lo provechoso de este libro en otra entrada en mi blog, por lo que volverlo a comentar sería redundante. Por ello mejor los invito a leer los comentarios sobre esta obra –y en especial sobre uno de sus personajes principales, el abogado Atticus  Finch- que publiqué en su momento aquí  https://alfredocuadros.com/2017/08/17/cuatro-lecciones-para-abogados-de-parte-de-atticus-finch/

10.- Enfócate. Consejos para alcanzar el éxito en un mundo disperso. Cal Newport.

Este es un libro que no es de doctrina ni práctica jurídica. Está incluido porque su autor, el profesor Newport (del cual me he leído otro genial libro llamado “So Good They Can’t Ignore You. Why Skills Trump Passion in the Quest for Work You Love”), nos muestra sobre la base de un estudio muy bien sustentado cómo el mundo actual nos está haciendo perder la capacidad de enfocarnos en nuestras tareas, lo cual nos vuelve más distraídos y por ello, menos eficientes.

El libro contiene consejos prácticos y de mucha utilidad para tratar de mantener siempre la concentración a través de lo que él define como “trabajo profundo”, que nos ayudará a mejorar nuestras capacidades y nuestras habilidades de una manera que sean difíciles de reemplazar.

En este mundo actual lleno sobre todo de redes sociales (¡Que lance la primera piedra aquel colega que con un pilo de escritos por redactar gastó valioso tiempo en ver los videos de Facebook!), los abogados nos vemos atrapados muchas veces en una enorme distracción, lo que causa que al final del día, luego de audiencias, reuniones, revisión de correos, tengamos esa sensación de que hemos avanzado muy poco en nuestras tareas.

Una de las premisas que más me llegó de este libro fue esta: “la habilidad de realizar trabajo profundo se está volviendo cada vez más rara y valiosa en nuestra economía. La consecuencia es que los pocos que cultiven esta habilidad y la hagan el corazón de su vida laboral, prosperarán”.  El autor nos propone que en los actuales tiempos, el hecho de ofrecer a nuestros clientes un resultado que sea producto de nuestra capacidad total de concentración y de este trabajo profundo, será un plus que debemos explotar.

Recomiendo de este libro sobre todo leer lo atinente a los efectos dañinos de la famosa “multitarea” –mucha atención con lo que explica sobre el residuo atencional, además la parte que le dedica a comentar el horario de organización de estudio de Franklin Roosevelt.

En fin, estos son mis diez recomendaciones, espero que el listado despierte su curiosidad lectora y puedan leer todos o algunos de estos textos.

Gracias por la visita.

2 respuestas a “10 libros que puedo recomendar para quienes estudian derecho.

  1. Excelentes recomendaciones!!
    Felicitaciones por su Blog!
    Definitivamente despertó en mí el interés de leer la mayoría de los libros recomendados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s